Mitos Falsos en Fotografía: el Blanco y Negro

Con frecuencia leo en artículos, libros de fotografía o foros, comentarios que responden a mitos falsos que se han propagado a lo largo del tiempo y que mucha gente se encarga de seguir alimentándolos. Hoy quería comentar sobre el falso mito de que la fotografía en blanco y negro es la fotografía más real, más verdadera, como pretenden defender algunos puristas.

 

La fotografía en blanco y negro es sencillamente otra manera más de comunicar con imágenes. No es ni mejor ni peor que la fotografía en color. Otra cosa es que en determinados casos, una u otra sea preferible. Vamos a ver algunos casos:

Por ejemplo, cuando el contenido visual de color es importante para entender y apreciar una fotografía, es evidente que la mejor opción es en color:



En este ejemplo, la información de color de la imagen es una de las partes más importantes de la misma 



Si le quitamos el color a esta imagen, pierde una parte muy importante de su atractivo visual: el color

 

Hay otros casos, dónde lo importante de una fotografía son las formas, las sombras, los volúmenes (como en fotografía de Interiores o de Arquitectura). En estos casos, quitar la información de color ayuda a que la persona que la contempla se pueda centrar mejor en lo importante de la fotografía -las formas y volúmenes- sin la distracción del color: 

Es este caso, el color no es lo más importante de esta fotografía   Si le quitamos el color a esta fotografía, nos podemos centrar más en lo importante: las formas y los volúmenes a través de los degradados de grises

Hay otros casos frecuentes en los que el blanco y negro puede ser interesante: los retratos. De esta forma se puede apreciar las texturas, las formas, los contrastes mucho mejor. Evidentemente, si el retrato es de una mujer con un color de ojos intenso, labios rojos y un color de pelo llamativo, lo importante es -además del sujeto en si- el color.

Por todo ello, es importante que el fotógrafo conozca qué es lo importante de una imagen y saber juzgar qué estilo comunica mejor su contenido. Los planteamientos rígidos y dogmáticos -como en todo en esta vida- no tienen ningún sentido. Es mejor mirar las cosas con flexibilidad, creatividad…y pasión.